¿Estás pensando en dirigirte a un centro de estética en Las Rosas de Madrid? Tal vez tengas en mente hacerte la manicura, sin embargo, ¿sabías que este tratamiento de belleza data de miles de años antes de Cristo?

Y es que, creemos que las prácticas en cuanto a belleza pertenecen a la era moderna. De hecho, cuando acudimos a un centro de estética en Las Rosas de Madrid nos rodea un entorno actual y tecnológico que suele contar con los instrumentos más novedosos para poner nuestra imagen a la última. Pero no nos engañemos, nuestros antepasados más lejanos ya tenían sus propios trucos y se preocupaban, de un modo u otro, de su apariencia.

En este caso, vamos a centrarnos en la historia de la manicura. Te sorprenderá saber que ya los babilonios y los incas estilizaban sus uñas para sus batallas. Hablamos concretamente del año 3.200 a.c. y lo hacían porque creían que unas uñas arregladas y pintadas podían asustar a sus contrincantes. ¿No es curioso?

Fue unos dos siglos después cuando comenzó a tratarse la manicura como un tratamiento de belleza en sí, en este caso, en la Antigua China. Las mujeres usaban cera de abejas, mezclada con claras de huevo y gelatina para empapar sus uñas durante la noche y después las embellecían dándoles color a base de tintes naturales de flores como orquídeas o rosas.

Miles de años después, allá por el 600 a.c., el color de las uñas determinaría la clase social. Oro y plata para la más alta clase social, negro y rojo un poquito por debajo de este rango, pero aún en la cúpula. Y colores pálidos para la gente común, connotando estos inferioridad.

En Mixelen el color de tus uñas no depende de tu clase social, pero trabajamos para cuidarlas y que te sientas bella, tal y como hacían nuestros antepasados.