La mayoría de las personas que acuden a un centro de estética en San Blas de Madrid están concienciadas de la importancia que tiene el cuidado de la piel. La piel es el órgano más grande del cuerpo y muchas veces no le prestamos la atención que merece. Conocer a fondo los tipos de piel que existen es muy importante para los profesionales que nos dedicamos a la estética, pero también conviene que todas las personas averigüen su tipo de piel para así poder cuidarla correctamente.

No todas las pieles son iguales, cada una tiene necesidades específicas. Por lo tanto, los cuidados y tratamientos que requieren son diferentes. Si acudes a un centro de estética en San Blas de Madrid podrán analizar las características de tu piel y clasificarla en uno de los siguientes grupos:

- Piel normal: hablamos de piel normal cuando esta presenta un equilibrio. Tiene buena hidratación y no suele tener imperfecciones como granos o puntos negros. Su apariencia es suave, con poros poco visibles.

- Piel seca: suele producir menos grasa que la piel normal, y por lo tanto, no retiene adecuadamente la humedad. Este tipo de piel suele ser fina y frágil, lo cual le predispone a sufrir descamaciones e irritaciones.

- Piel grasa: este tipo de piel segrega una cantidad excesiva de grasa. Por ello, suele verse brillante y con los poros dilatados. Las imperfecciones como granos y puntos negros suelen ser frecuentes en las pieles grasas.

- Piel mixta: se caracteriza por tener zonas de piel grasa que se encuentran normalmente en la frente, la barbilla y la nariz, y zonas de piel seca o normal en las mejillas.

Si tienes dudas sobre cuál es tu tipo de piel o si quieres informarte acerca de los tratamientos que te pueden beneficiar, te recomendamos acudir a Mixelen. Estaremos encantados de asesorarte.